La Coronada

Se encuentra prácticamente en un extenso valle, aunque se ve interrumpida por el Cerro de la Calaveruela, que se alza como vigía que protege a esta aldea.

Sus fuentes de recursos se centran principalmente en el laboreo de sus campos y en el pastoreo de sus ganados. Manan de sus entrañas los dos ríos más importantes del término municipal: el Zújar y el Guadiato.

Existen tres leyendas en la aldea de La Coronada, que desde tiempos remotos han sido transmitidas por los mayores a las nuevas generaciones: La Leyenda de la Encantada, La Leyenda de la Aparición de la Virgen de Las Coronadas y La Leyenda del Pellejo de Buey.